Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

OK Más información

Consejos para reformar tu vivienda para alquilar

Consejos para reformar tu vivienda para alquilar

Seguramente estás de acuerdo con nosotros en que la imagen visual en cualquier sector es muy importante. Y, cuando hablamos de oportunidades para alquilar un piso, no iba a ser menos: ¡los posibles inquilinos se decantan siempre por los pisos atractivos!

Cuando una persona quiere alquilar un piso comienza a navegar por Internet para ver las diferentes opciones disponibles, en función de características como situación o número de habitaciones. Una vez realizado el filtro, lo primero que captará su atención son las fotografías de la vivienda. ¿Por qué no hacer todo lo posible para seducirlos y que piensen “es el piso de mis sueños”, ¿no crees? Vamos con nuestros consejos.

Pasos para hacer tu vivienda de alquiler atractiva

1. Define tu cliente:
¿A quién quieres alquilar tu casa o piso? ¿A una pareja con un bebé o a estudiantes? Este es solo un ejemplo, pero, el nivel adquisitivo, las necesidades y las expectativas serán diferentes en función del colectivo al que desees dirigirte. Responde al menos a estas preguntas:

  • ¿Quieres o puedes gastarte dinero en una reforma? Un piso amueblado y totalmente equipado atrae a gente joven, concretamente, a personas solteras y extranjeras. Y, generalmente, de corta estancia. Un piso vacío, al que los inquilinos puedan hacer reformas –pactadas-, está pensado para estancias de larga duración.
  • ¿Prefieres inquilinos que paguen menos pero que se queden muchos años? ¿O prefieres que paguen más con riesgo a mayor rotación? Esto también está relacionado con la inversión en reforma, pues, en principio, si el inquilino va a hacer de tu vivienda su hogar, no le importará amueblar a su manera pensando que estará en ella muchos años.

2. Diseña una nueva planta:
Si vas a hacer reforma, ten en cuenta que una buena distribución es clave. Prioriza un espacio grande antes que dos pequeños. Los inquilinos se decantan cada vez más por el conjunto cocina-salón, sobre todo la gente joven o las parejas sin niños. Además, busca el equilibrio entre superficie y número de habitaciones, así como el número de baños.

Si no necesitas hacer una reforma completa, entonces puedes saltarte este segundo paso. No obstante, ten en cuenta los siguientes consejos para hacer más atractiva la vivienda.

3. Pinta paredes y techo:
El aspecto de las paredes y los techos es fundamental. No deben estar manchados o envejecidos.

4. Deja solo mobiliario en buen estado:
Quizás hayas decidido presentar el piso sin amueblar como comentamos antes. Pero, si vas a alquilarlo con el mobiliario, conserva solo aquellos muebles en buen estado. Retira muebles viejos, desgastados o rotos. Te recomendamos hacer una pequeña inversión si te queda alguna estancia sin mobiliario.

5. Saca unas buenas fotografías:
Tras realizar los pasos anteriores, solo faltaría realzar los puntos fuertes de tu vivienda con las imágenes. Realiza fotos de calidad, destaca las zonas más bonitas, premia la luminosidad, las vistas (en caso de que las haya)… Obviamente, el inquilino tomará la decisión tras ver en persona la vivienda y valorar otros factores como la situación y el precio. Pero, con unas imágenes cuidadas, será más llamativo y pasará el primer filtro de la búsqueda online.

Finalmente, recuerda que una reforma es una inversión a largo plazo. En Urbenorte sabemos por experiencia que los pisos reformados tienen mayor demanda y el propietario puede ajustar más el precio de alquiler. Consúltanos cualquier duda y te asesoraremos.