REGISTRATE PARA RECIBIR LAS ULTIMAS NOTICIAS ACERCA DE URBENORTE:

Política de privacidad

CONSOLA DE ADMINISTRACIÓN

« Volver atrás
Artículo Mercado Inmobiliario · 27 / Marzo / 07
QUE FACTORES INFLUYEN EN EL PRECIO DE UNA VIVIENDA
Fotocasa

La superficie, las calidades, el número de habitaciones... Son muchos los factores que entran en juego a la hora de fijar el precio de una vivienda. Sin embargo, "lo que más influye es la ubicación", afirma a fotocasa.es el presidente de la Sociedad de Tasación, José Luis Estevas-Guilmain.
No olvidemos que la mitad o más del coste final de una casa corresponde al precio del suelo. Por eso, una vivienda cuesta más en la calle más representativa, la que mejores infraestructuras tiene y la que puede proporcionar una mayor calidad de vida al residente a través de una red de servicios completa y cercana (colegios, centros comerciales, medios de transporte, etc.).


"Dentro de una misma ubicación, el factor más influyente es el tamaño", añade Estevas-Guilmain. Eso sí, siempre y cuando se trate de una vivienda nueva, porque si es de segunda mano, la conservación es lo fundamental, ya que una casa de 15 o más años puede estar en perfectas condiciones y una de obra nueva puede carecer incluso de los requisitos de habitabilidad exigidos. En este caso, las reformas en la vivienda o la rehabilitación del edificio, al mejorar su estado de conservación, también aumentarán su valor. Por supuesto, los materiales empleados así como las características de la casa y del edificio también influyen en su coste. De este modo, dotaciones como preinstalación de aire acondicionado, alarma o cocina amueblada en una casa y ascensor, portería, garaje o trastero en el edificio suman euros.


Los altos y exteriores son más caros. En cuanto a la situación del piso dentro del inmueble, los más baratos son los bajos, con precios que pueden ser hasta un 15 por ciento inferiores a los de una vivienda intermedia. Por su parte, los pisos exteriores y orientados al sur, que reciben más luz y permiten ahorrar más energía, se valoran más que los interiores. No obstante, cuando un piso interior tiene un patio ajardinado, con piscina y parques, la tranquilidad de la que pueden gozar sus residentes incrementa su precio.


En el caso de una vivienda de segunda mano o seminueva, el estado legal de ocupación también repercute. Y es que una vivienda ocupada en régimen de propiedad está, por lo general, mejor cuidada que una de alquiler y, por lo tanto, cuesta más.